Elegir unas zapatillas para correr, para entrenar, para progresar, es una tarea compleja e importante. Pensemos que con ese modelo de zapatillas que nos pondremos en los pies y por cada kilómetro que hagámos con ellas nuestros pies impactarán entre 650 y 800 veces en el suelo. Por ello, no es una cuestión baladí el momento de decidir que zapatilla nos compramos.

La buena o mala elección de una zapatilla están directamente relacionadas con la experiencia que tendrá la persona al correr. Puede que ésta sea buena y siga corriendo muchos años o puede que sea mala y desgraciadamente, deje de correr.

zapatillas para correr

1- No Compres zapatillas baratas en grandes superficies

Dirígete a una tienda especializada de tu ciudad, seguro que existe una. Lo más imporante es el asesoramiento que te pueden ofrecer los profesionales del calzado deportivo. Ellos y ellas conocen los diversos modelos de las zapatillas de calidad existentes (Calidad no es sinónimo de caro) y pueden saber cual es el más adecuado a tu tipo de pisada.

Pide que te realicen un estudio de tu pisada. En la mayoría de las tiendas especializadas ya tienen tapices o máquinas que en unos minutos te dicen si tu pisada es neutra, pronadora o supinadora. De esta forma te podrán aconsejar el tipo de zapatilla más adecuado a tus necesidades.

Obvia los temas estéticos hasta que te ofrezcan varias zapatillas lo más adecuadas posibles para tu tipo de pisada. Elige las zapatillas primero por sus características técnicas y luego ya las que te parezcan más bonitas según tus gustos.

2- Qué hacer en la tienda especializada de zapatillas

Pide que te hagan un estudio de tu pisada.

Llévate unas zapatillas antiguas, para que el vendedor/a pueda analizar sus desgastes y sacar información adicional sobre cómo pisas.

Acercate a la tienda en las horas de tarde, si es posible. A estas horas el pie se encuentra dilatado después de la jornada diaria y es cuando tiene la talla ideal para calzar una zapatilla. Piensa que cuando corres, aproximadamente a los 3km el pie se empieza a dilatar y alcanza su mayor tamaño. Así que ve al atardecer.

Llévate tus propios calcetines de correr (si los tienes), de esta forma cuando pruebes las zapatillas las sentirás en las mismas condiciones en las que las vas a usar.

Pruébate siempre tu número y uno superior para probar el ajuste y la comodidad y elegir el que mejor se ajuste. Piensa que existen diferencias sustanciales de tallaje entre marcas distintas para el mismo número de talla.

Cálzate ambos pies y camina/corre con ellos por la tienda el tiempo necesario. No vayas con prisas a comprar unas zapatillas para correr.

Prueba el mismo tipo de zapatilla de varios fabricantes para ver cuál se ajusta mejor a tu pie.

 

3- Tipos de Zapatillas según la pisada

Tradicionalmente se clasifica el calzado de running, en función del tipo de pisada al que van destinado, en tres tipos: zapatillas de pronador, neutras y de supinador:

  • Las zapatillas de pronador. Buscan conseguir un soporte interno del pie en la fase media de apoyo, para evitar la sobrecarga de las estructuras que sujetan el pie (el tendón tibial posterior y la fascia plantal), que están en situación de tensión, lo que puede conducir a lesiones. Además este soporte o control de la pronación impide una excesiva rotación tibial interna, que puede favorecer lesiones de la rodilla. Estas zapatillas son de horma recta y tienen un arco plantal interno acusado, además de poseer una pieza de plástico en esta parte interna de consistencia firme. Actualmente esta pieza no se aplica sólo en la parte medio-posterior del calzado, sino que es más amplia, extendiéndose hacia delante.  Son las zapatillas más vendidas después de las zapatillas neutras.
  • Las zapatillas de supinador. Buscan conseguir una adecuada amortiguación, de acuerdo con el tipo de pie rígido que se suele asociar a esta pisada. Por ello tienen diferentes sistemas, patentados por las marcas, que se basan en la utilización de las propiedades elásticas del aire comprimido y la goma. Esta amortiguación permite reducir el impacto articular y músculotendinoso inducido por la carrera. Por último, la horma suele ser más curva y no tienen sistemas de control de pronación.
  • Las Zapatillas Neutras. Buscan conseguir la amortiguación adecuada en los pies que tienen pisada neutra. No disponen de sistemas de control, son de horma recta y anatómica. Son las más vendidas pues la mayoría de las personas tenemos pisada neutra.

Dependiendo del análisis de la pisada que te hagan en la tienda especializada, te ofrecerán zapatillas específicas para tu tipo de pisada, haz caso a los profesionales y no te dejes guiar por la estética sino por la técnica.

4- Tipos de Zapatillas según el uso

Una vez que tengas claro tu tipo de pisada y las zaptillas que cada marca ofrece para ese tipo de pisada, tienes que elegir para qué las quieres. No todas las zapatillas son iguales, unas son ligeras y muy poco amortiguadas, otras son más pesadas pero tienen mucha más amortiguación, otras son mixtas, etc.. Veamos algunas opciones:

  1.  Zapatillas con buena amortiguación: Ideales para corredores que por su peso necesitan gran capacidad de absorción de impacto, o bien, quienes realizan la mayoría de su entrenamiento por superficies muy duras.
    Hay muchos ejemplos pero unos pueden ser las KSWISS BLADE MAX GLIDE o las Asics Gel Nimbus.
  2. Zapatillas con control de movimiento (Pronadoras): Para corredores que rotan excesivamente sus pies hacia adentro cuando apoyan. También tienen buena absorción de impacto, por lo que se las podría considerar una variedad de las de buena amortiguación. También hay muchos ejemplos en el mercado, algunas a mencionar, las Asics Gel Kayano o las KSWISS BLADE MAX STABLE.
  3. Zapatillas para terreno variado: Llamadas también de “trail running”, son ideales para correr por pasto, tierra y piedras. Se caracterizan por tener buena tracción sobre cualquier superficie, gran durabilidad y ser algo mas duras. Aquí cualquier marca tiene modelos específicos para ello.
  4. Zapatillas mixtas: Son zapatillas para corredores a los que les gusta correr rápido, sirven para entrenamientos rápidos y cortos y para carreras, pero no son extremadamente livianas. Algunos ejemplos pueden ser las KSWISS Kwicky Blade Light, o la Asics Gel Noosa Tri 8 o las New Balance 870 v2
  5. Zapatillas voladoras. Son zapatillas hiperligeras, con la mínima amortiguación y destinadas a corredores que compiten muy rápido. No son adecuadas para los corredores populares pues tienen riesgo de lesión. Algunos modelos pueden ser las KSwiss K-Ruuz 1.5, las New Balance RC5000 o las Saucony Grid Type A.

Creo que con estos consejos y la ayuda experta de una tienda especializada podrás encontrar unas zapatillas adecuadas a tus necesidades reales, a tu tipo de pisada y a tu bolsillo, pues todas las buenas marcas tienen modelos de lo que se llama primer precio. Esto no significa que sean malas, sólo que llevarán tecnología o materiales más baratos, o que los estudios realizados para su ingenieria ya están amortizados y es posible venderlas como primer precio.

Si necesitáis más información o tenéis dudas, como por ejemplo: ¿Qué zapatilla puedo usar para correr tal carrera?, estaremos encatados de solucionarlas en los comentarios.

A correr!!

 

 

"Suscríbete a nuestra Newsletter"
Recibe actualizaciones exclusivas para cuidar tu salud a través del deporte con nosotros