Hace dos semanas participé en la primera edición del ULTRA TRAIL SIERRA DE LAS NIEVES, en las cercanías de Marbella, en una zona de una especial belleza. Lo que allí me encontré ralla lo absurdo y os lo cuento para que no pasen cosas como estas más veces.

 

El Ultra Sierra de las Nieves: Desorganización al poder.

 

Resulta que la cosa empezó un Viernes por la tarde, en la entrega de dorsales. Iba yo tan tranquilo a la hora de recogerlo y les ofrezco a los organizadores mi tarjeta federativa, como se hace en todas las competiciones serias y sancionadas por la federación de montaña pertinente.

Bueno, pues me dicen que “no les hace falta mi tarjeta federativa”….pongo cara de extrañeza pero nada, imagino que la recogerán en el corralito por la mañana. Piensa mal y acertarás, efectivamente, al día siguiente no nos pidieron a nadie la tarjeta. Luego nos entramos que la federación no dio el visto bueno a la carrera.

 

Pues bien allí estábamos un grupo grande de Trail Runners el Sábado por la mañana y de Mountain Bikers, pues la carrera era de las dos modalidades.

La salida estaba prevista para las 9 de la mañana para la bicis y para las 9:20 para nosotros los corre-montañeros. La organización nos comunica que se retrasa la salida pues no les ha dado tiempo de terminar de montar algunos avituallamientos pues la noche fue complicada de lluvia y que saldremos a las 10 y 10:20 respectivamente.

IMG_8289

Un ultra a las 10:20 de la mañana?, la primera vez que veo esto, y llevo unos cuantos….pero bueno, venga vamos con ella.

Salimos después de las bicis sobre las 10:30 y nada a darle a las patas durante los 103km y sus 2900t de desnivel positivo, de los cuales hacías 1200 en los primeros 21km de carrera.

IMG_8298

Poco a poco vamos avanzando por una pista ancha y unos paisajes verdaderamente bonitos. Y llegamos al primer “avituallamiento” de los 14 previstos. Nos encontramos con unas cuantas botellas de 1,5lt de agua en el suelo y sin nadie ni nada más, autoservicio vamos.

Esto nos parece raro, pero oye, como es el principio……….pero es que esto presagiaba lo que iba a pasar.

Cuando llegamos a uno de los puntos de avituallamientos en los que teníamos comida…….No había nada, pero nada de nada, solo agua. “Es que se lo han comido los ciclistas y no han dejando nada” nos decía la chica encargada de dicho puesto.

La cosa empezaba a dejar de molar. Pues nada hombre precavido….yo llevaba mis 5 geles y mis 6 barritas…empecé a tirar de mis suministros y a volar.

IMG_8330

Pero es que esto empezó ahí y se repitió al menos para los que íbamos en el grupo de cabeza hasta el km 71, en el que yo llevaba 9h y 30min de carrera. Allí pude comer, un profiterol, medio sándwich de chorizo y una pera. Lo triste es que fue la gente de una pueblo cercano la que bajó estas viandas de sus casas por que habían llegado al puesto de avituallamiento y allí no había nada, solo agua……..Desde ese punto hasta meta (unos 34km más), nada de nada, solo agua.

IMG_8309

¿Que os parece? un ultra en que nos dicen que no hay comida por que se la han comido los ciclistas….y yo me pregunto ¿Qué culpa tienen los ciclistas? es que no han pagado su inscripción como cualquiera?, tienen todo el derecho a coger la comida de las mesas. Lo indignante y a la vez preocupante es que no se tenga en cuenta eso y luego no haya comida para los corredores en una prueba de estas características.

Otra de las cosas que a muchas personas nos descabezaba es que la prueba en su recorrido no pasó por ningún pueblo, pero ni de lejos. Así que no había más escapatoria para quien quisiera retirarse o tuviera que hacerlo que los puntos de avituallamiento, pero en muchos no había más que una mesa vacía (bueno con botellas de agua).

IMG_8311

Además el recorrido no dejó en ningún momento la pista, con lo que eso supone tanto para el cansancio mental como para los sufridos pies de los corredores/as.

Y el momento meta fue también simpático. Un plato tipo de tamaño de postres con unos cuantos macarrones fríos y un chorreón de tomate frito frío también.

IMG_8328

Al rato de llegar yo, a las 12:05 de la noche, empezó a diluviar, con mucha gente en el monte todavía (llegué el 35 de la general y éramos casi 200). Bien pues el grupo electrógeno se ahogó o eso me dijeron y el arco de meta se desinfló, el marcador de tiempo de meta se apagó y todo quedó sumido en una tristeza que no os puedo describir.

Estuve preguntando a la organización por mis amigos que todavía estaban por allí arriba. La callada por respuesta no sabían nada, ni cuanta gente quedaba en el monte, ni por donde iban, nada.

Pregunte por el 4×4 Escoba que se suponía que cerraba carrera……nadie sabia nada.

Algunos de mis amigos llegaron a los 40min y otros 3 horas después. Os puedo asegurar que no lo pasé nada bien mientras los esperaba, aunque son gente muy experimentada en ultras, pero las condiciones que allí vivimos no se las deseo a nadie.

¿Es lícito organizar una carrera de este tipo en estas condiciones? Creo que no, aquí, ya sea por desconocimiento, por falta de previsión, o por lo que sea, se ha jugado con la salud de las personas que hemos participado en el evento. Ha sido un milagro que con la falta de comida, y el resto de condicionantes (mal tiempo, no poder escapar en ningún punto, etc) no haya ocurrido una desgracia.

Por suerte podemos contarlo y escribir esta crónica, pero podía no haber sido así.

Organizar carreras de Trail y más de ULTRA TRAIL, no es un juego de niños, por favor que no vuelva a ocurrir.