Si todavía no has practicado el Trail Running puedes tener por seguro que te pierdes algo único e irrepetible. Hace unos días estaba con un amigo, muy buen corredor popular de pruebas de asfalto, y por más que intenté que se viniera a hacer una carrera por montaña, no hubo forma. En nuestra conversación aparecieron unas excusas, que hoy tras meditarlo con más tiempo quiero ayudar a desmontar. Si tú no has empezado todavía a correr por montaña, puede que te suenen estas excusas para no salir a correr (disfrutar) por un medio tan maravilloso.

  • Seguro que me lesiono: Excusa número 1.

Trail Running Excusas para no hacerlo desmontadasEstá claro que correr por montaña puede asustar, por lo desconocido, también por lo irregular y técnico del terreno, pero sigue estos consejos y esta excusa será olvidada:

Utiliza pasos cortos y rápidos: Una cadencia de carrera de unos 90 pasos por minuto. No fuerces la zancada al corre por montaña, pues puedes perder el equilibrio. Y sobre todo, sé consciente del lugar en el que estás y presta atención a dónde pisas para no tropezar.

Los kilómetros en montaña no son lo mismo que en asfalto: las primeras veces que salgas a correr por montaña no midas tus entrenamientos en cuantos minutos por kilómetro haces si no en disfrutar de la distancia, independientemente del tiempo que hagas

No te agotes: En montaña, al encontrarnos en un terreno NO controlado, no podemos llevar a nuestro cuerpo a su límite, como hacemos cuando entrenamos en una pista de atletismo. Si te agotas, serás más propenso a torcerte un tobillo o a caerte. Por ello, en tus primeras veces, tómatelo con calma y disfruta del entorno.

Andar no es un problema: El trail Running es correr por montaña, pero nadie dice que no puedas andar o caminar deprisa. Incluso los corredores profesionales caminan en ocasiones en los ultras o en subidas pronunciadas. Así que si hay que caminar, camina.

Aprende a caerte: todos en montaña nos hemos caído alguna que otra vez, incluso los profesionales, así que lo más inteligente es que aprendas a caerte, haciéndote un ovillo y dejándote rodar. Nunca pongas primero las manos, a menos que caigas en zona blanda, pues podrías hacerte daño en tus muñecas. Si tienes fuerte tu tronco (abdominales, dorsales y lumbares) y trabajas la propiocepción, evitarás muchas posibles caídas.

 

  • Seguro que me pierdo: Excusa número 2.
Trail Running Excusas para no hacerlo desmontadasEstá claro que al salir a la montaña existen mayores probabilidades de perderse que si uno corre por asfalto, pero hay muchas cosas que podemos hacer para esto no se convierta en un impedimento a la hora de disfrutar de una buena sesión de Trail Running:
La ideal es que no salgas nunca sólo ha correr por montaña: y sobre todo en un recorrido que no conoces. Acompañado por un amigo que conoce la zona es más divertido.
Si no conoces a nadie, puedes conseguir un mapa en alguna tienda de montaña y aprender un poco a interpretarlo, nunca te vendrá mal saber algo de topografía y orientación.
– Si al final, vas a salir asiduamente a la montaña, puedes empezar a pensar en comprar un receptor de GPS, los hay de muchos tipos en el mercado y para todos los bolsillos. Eso sí, no confíes ciegamente en el aparato, a veces las zonas boscosas o un agotamiento de la batería te pueden dejar sin su valiosa información.
Realiza recorridos circulares o de ida y vuelta, en los cuales tendrás menos probabilidades de perderte.
Siempre avisa a tus familiares más cercanos del recorrido que vas a hacer. De vez en cuando envía mensajes con el teléfono móvil para que sepan que estás bien. Por tanto, lleva siempre tu teléfono móvil.
  • No tengo técnica para correr por montaña: Excusa número 3.
Trail Running Excusas para no hacerlo desmontadasEsto no es totalmente cierto, y que hay muy buenos recorridos que son bastante planos y fáciles de correr. Por supuesto que si mejoras tu técnica podrás correr por la montaña con más confianza y con mayor disfrute. Los terrenos más complicados son el paraíso del disfrute en el Trail Running, toma nota:
Cuestas arribaReduce tu ritmo en las subidas, disfrútalas y no te agotes, usa una zancada corta y pisada ligera, aprende qué postura te viene mejor para subir y no te olvides que tus brazos son importantes para subir.
Cuestas abajo: No te tires a “tumba abierta” en una bajada, sobre todo si no la conoces. En las bajadas con poca inclinación, inclínate un poquito hacia atrás para frenarte algo y descargar a tus cuádriceps de algo de esfuerzo, aprende a estabilizarte con los músculos del tronco, son más importantes de lo que te imaginas. Bracea, que te ayudará a mantener el equilíbrio.
Piedras y demás objetosPara evitar tropezar con las piedras, roderas, raíces y demás objetos campestres es bueno que mires hacia delante,
no sólo a tus pies, prevé tu pisada y esto te ayudará a no tropezar. Intenta dar pasos cortos y rápidos, la zancada no tiene que alargarse.
Cursos de agua: A veces cuando vamos haciendo Trail Running, se nos presenta el hecho de tener que cruzar un río, un arroyo, etc. Lo primero, si se puede es saltarlo, para no mojarse los pies. Si no se puede, busca el sitio más seguro para cruzarlo, suele ser sobre piedras o sobre un tronco. Cruza despacio y con control.
Trail Running Excusas para no hacerlo desmontadas
  • No es bueno para mis entrenamientos por asfalto: Excusa número 4.
Si eres un corredor o corredora de asfalto, lo lógico es que entrenes por tu superficie, pero correr por montaña de vez en cuando puede suponer un descanso para tu mente y para tu cuerpo. Además te sometes a nuevos estímulos y vas por terrenos relativamente blandos, lo cual será muy bueno para tus articulaciones y tu propiocepción. Correr por montaña también fortalecerá zonas de tu cuerpo que la carrera por asfalto no trabaja pues usarás un número mayor de músculos.
Para la mente también es un descanso y a la vez un entrenamiento, pues al correr por un terreno muy irregular, tienes que estar focalizado en el mismo y esto hace que tu capacidad de concentración se trabaje mucho.
  • Es que no tengo el material que hace falta: Excusa número 5.
Vamos a ver, unas zapatillas y unos pantalones cortos te valen para empezar. Con buen tiempo no necesitas mucho más, aunque es verdad que hay muchos productos como zapatillas, mochilas, botellas de hidratación, chaquetas, gafas, gps que harán de tu salida a la montaña algo más placentero. Pero no te vale la excusa para iniciarte. Si una vez que lo has probado con tus zapatillas de asfalto (en un trayecto corto no tendrás problemas con ellas) y te ha gustado, seria el momento de empezar a mirar la primera pieza del equipamiento de todo Trail Runner, unas zapatillas específicas, pues son más resistentes, sus suelas están adaptadas al terreno por el que te vas a mover  y sobre todo protegerán mejor tus pies.
Espero que después de leer estas excusas, desmontadas, te entren ganas de hacer Trail Running.  Y si quieres hacerlo con nosotros, podemos guiarte por las montañas de Granada, por sitios que te harán vivir una experiencia única en tu vida, pincha aquí para más información.
"Suscríbete a nuestra Newsletter"
Recibe actualizaciones exclusivas para cuidar tu salud a través del deporte con nosotros