Tener retos (u objetivos) en el entrenamiento, como en la vida, nos ayuda a realizar las acciones específicas para alcanzarlos. Pero en el fondo pienso, que el final no es lo importante. No se trata de conseguir el objetivo y olvidarlo sino de todo el proceso que vives para conseguirlo. En el camino está el quid de la cuestión. En cómo vivas ese proceso, disfrutando, rodeado de tu gente, siendo consciente de los momentos vividos y aprendiendo más de ti mismo/a. Porque en el fondo ¿qué es la vida sino un aprendizaje constante?

Pasión por los retos

Pasión por los retos

A veces podemos imaginarnos nuestra vida como si fueran películas y cada reto una aventura nueva. Mi próximo reto  será un triatlón cross, nunca he participado en un triatlón y para mí esta nueva experiencia ya va tomando forma desde ahora, a dos meses del evento, dándome energía para salir a correr, a montar con mi MTB, a nadar en la piscina y en el pantano, sola, con mi familia, con mis amigos/as… y cuándo llegue el día de la prueba será una experiencia más compartida, no importará el resultado sino terminarla satisfecha por haber dado todo de mi y sentirme rodeada de mi gente.

Os dejo el trailer de mi próximo reto, y tú ¿cuál es tu reto?