obesidad_infantilEl que la obesidad infantil sea un problema de salud pública actualmente es, por desgracia, un tema que se trata en numerosos foros. En este post, daremos algunas pinceladas sobre las principales conclusiones de un  reciente estudio empírico llevado a cabo en Andalucía con datos de más de 15.000 escolares de todas las provincias andaluzas donde se analizaron las principales diferencias entre los niños y las niñas de entre 11 y 18 años con respecto a sus hábitos alimenticios, sus hábitos de actividad física y sedentarismo para acabar con algunas recomendaciones de los expertos para combatir esta pandemia.

 

 

Las principales conclusiones de este estudio son:

 

Los niños presentan mayores índices de sobrepeso

 y obesidad que las niñas,

 

Pero

 

…son ellas las que se percibían más obesas, las que están más insatisfechas con su imagen corporal y las que realizan con más frecuencia dietas para adelgazar.

 

Los datos obtenidos reflejan que, con respecto a los hábitos de alimentación:

– Niños: consumen menos fruta, menos verdura y más refrescos.

– Niñas: se saltan más el desayuno

 

Con respecto a la actividad física:

– Los niños  realizan, en un porcentaje bastante mayor que las niñas, actividad física moderada a vigorosa  en tramos de edad de 15-16 años (60 minutos al día durante un mínimo de 5 días/semana).

– Los niños presentan también mayor porcentaje que las niñas de realización de actividad física vigorosa especialmente desde los 11-14 años (algún tipo de actividad que les hace llegar a sudar o a que les falte el aliento 2-3 veces/semana). A partir de los 14 años la actividad física vigorosa decae.

 

Con respecto al sedentarismo:

– Los chicos son los que dedican más horas a la semana a realizar estas actividades sedentarias (ver TV, jugar al ordenador o a la consola). Estas diferencias entre niños y niñas se detectan desde los 11 a los 14 años, disipándose dichas diferencias en etapas posteriores.

¿Y qué se puede hacer?

 

Algunas recomendaciones de los expertos para la prevención de la obesidad infanto‐juvenil superando las desigualdades de género:

 

– Implementar programas escolares con escolares, así como escuelas para padres y madres, donde se insista en la prevención de la insatisfacción corporal y las dietas reductoras de peso innecesarias, específicamente en las niñas.

– Sin embargo, los recursos orientados a la promoción de la salud de los niños varones deben enfocarse hacia la promoción de hábitos saludables de alimentación y hacia la disminución de las conductas sedentarias que eviten el exceso de peso.

– Promover en ellos y ellas el correcto reconocimiento, valoración y aceptación de la propia imagen corporal y, de esta forma, contribuir a evitar conductas (como la de realizar dieta cuando realmente no es necesario o, en casos extremos, el desarrollo de trastornos de la conducta alimentaria) que pueden llegar a poner en riesgo la salud durante esta etapa evolutiva

–  Cuidar los comentarios de la familia relacionados con el peso corporal y las conductas destinadas a controlar el peso realizadas dentro de este contexto, así mismo se incide en la importancia de intervenir también sobre el control de peso y la imagen corporal de los iguales.

 

Por otra parte desde deporte4you apuntamos la necesidad de promover en los niños y niñas la realización de actividad física, partiendo de un entorno familiar donde esto forme parte de un estilo de vida saludable. En las primeras etapas de la infancia, la actividad física se promocionará de manera lúdica y poco a poco ir descubriendo aquellos deportes por los que los niños y niñas se vayan sintiendo atraídos y fomenten otros valores, además del estado de salud física, relacionados con aspectos psicológicos y sociales.

 

Fuentes:

El estudio empírico llevado a cabo en Andalucía (datos recogidos en 2011) tiene como base los datos del estudio Health Behavior in School‐aged Children (HBSC). Se trata de un estudio auspiciado por la Organización Mundial de la Salud sobre conductas saludables de escolares (11, 13 y 15 años), que se viene realizando desde 1982 en diferentes países europeos y extraeuropeos (Australia, Canadá, Groenlandia, USA), participando en la última edición del estudio más de 40 países. www.hbsc.org.

 

En España, la muestra de estudio es más amplia, abarcando desde los 11 a los 18 años. Desde la edición del 2002, el estudio se lleva a cabo gracias a un convenio de colaboración entre el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad (Dirección General de Salud Pública) y la Universidad de Sevilla. Como fruto de esta colaboración se han realizado las ediciones 2002, 2006 y 2010. www.hbsc.es.

 

 

"Suscríbete a nuestra Newsletter"
Recibe actualizaciones exclusivas para cuidar tu salud a través del deporte con nosotros