La Natación es un deporte muy técnico. Cuando la practicamos no nos encontramos en nuestro medio natural y nuestro cuerpo se encuentra en posición horizontal, algo que no es normal para el mismo.

En el entrenamiento de Natación para Triatlón, encontramos que, a veces, el/la deportista se obsesiona con introducir mucho volumen (metros) en sus entrenamientos y deja de lado algo tan importante como son los ejercicios de técnica.

Estos ejercicios ayudan a posicionar mejor nuestro cuerpo en el agua, ayudan a “fluir” y a deslizarnos en el agua con menor coste energético.

Por tanto, en un entrenamiento de Natación siempre deberemos tener en cuenta este trabajo de técnica. Además la técnica nos puede ayudar a reducir una serie de errores bastante normales que todos cometemos a la hora de entrenar Natación. Aquí los tenéis:

1.Nadar con la cabeza demasiado alta. Mira al fondo de la piscina y, además de mejorar la alineación del cuerpo, reducirás la tensión cervical.

2.Brazada demasiado corta. Antes de empezar a traccionar, lleva todo lo lejos que puedas el brazo y la mano. Mejorarás el rolido, tendrás más tiempo para respirar y reducirás tu frecuencia de brazada.

3.Mano de entrada desalineada. No metas la mano inclinada, debe entrar recta para alcanzar la mayor distancia de brazada.

4.Mala angulación de la mano. La mano debe seguir la línea del antebrazo y crear una superficie cóncava para “agarrar” más agua.

5.Torso inclinado. Aumenta drásticamente la fricción y la desalineación del cuerpo.

6.Tobillo en flexión. Para que el pie no aumente la resistencia da la patada con el empeine estirado lo más posible. Es normal que al principio aparezcan calambres, pero irás ganando flexibilidad y será una posición más natural.

7.Amplitud de patada excesiva. Aumenta la frecuencia pero no la separación: cuanto más separes las piernas, más fricción generas y hay ruptura de flujo.

8.Cruzar las piernas. Las piernas no deben cruzarse en la patada, deben mantener su posición incluso en el rolido o perderás eficiencia en la patada. Usa aletas para corregir este defecto.

9.Dar la patada sólo con los gemelos. La patada empieza desde la cadera con la pierna estirada. De este modo conseguirás elevar tu cadera y reducir la fricción con el agua.

10.Arquear la espalda. Trata de sacar el trasero del agua al tiempo que traccionas y das la patada, reducirás la tensión lumbar y aumentarás tu velocidad.

Como podéis ver, son errores muy reconocibles y si nos paramos a corregirlos, podemos mejorar nuestra eficacia en el agua de una forma muy importante.

Os dejamos con un video en el que podéis apreciar una muy buena técnica de natación. Una imagen vale más que mil palabras.

En el Triatlón recordar que nadamos para hacer otro deporte después así que hay que ser rápidos pero economizando energía, nadar deslizándonos, no peleándonos con el agua.

(Fuente errores: ElTriatleta.es)

"Suscríbete a nuestra Newsletter"
Recibe actualizaciones exclusivas para cuidar tu salud a través del deporte con nosotros