Conozco casos de personas que practican el running, incluso con buenos registros en sus entrenamientos y varias veces por semana, pero que nunca se han planteado hacer su primera carrera. Esta opción me parece muy respetable, pero me gustaría dar mi opinión acerca de por qué es bueno participar en esa primera carrera.

 

Antes de nada quiero aclarar que para mi como entrenador, lo más importante es que el ejercicio se haga principalmente como fuente de salud y autoestima hacia uno mismo/a.

Competir para mi tiene sus ventajas; puedes evaluar tus progresos, correr más rápido de lo que sueles hacer habitualmente, hacerlo por un sitio por el que normalmente no corres; centro de la ciudad cortado al tráfico para ti por un día o por caminos de campo por los que no sueles ir a menos que estén debidamente señalizados, por ejemplo.

Además, en las competiciones puedes medirte, de manera sana, a tus amigos, compañeros de entrenamiento, conocer a personas nuevas con las que compartes tu afición, ponerte en la línea de salida con los mejores, obtener algún obsequio en la bolsa del corredor, y sobre todo, al final obtener esa satisfación personal de haber terminado algo que para tí parecía un reto.

la primera carrera

Por otro lado, una de las razones que a mi me motivan para competir, es ser un eslabón más de la cadena que se construye con todas las personas que colaboramos en estos eventos, ya sea participando u organizando, pues estamos ayudando a que el deporte se conciba como un hábito de salud al alcance de todas las personas.

No creas que competir significa llevar a cabo un entrenamiento inhumano y sufrir lo indecible en la carrera. Competir significa correr con alegría el día de la carrera. Plantearte una carrera como objetivo para motivarte en los entrenamientos cotidianos, lograr la marca que te has propuesto y por supuesto, disfrutar de todos los eventos que suele haber alrededor de una prueba (Feria del corredor, viaje, comida de la pasta, viaje con la familia…).

primera carrera

Pero, por supuesto, vuelvo a reiterar que competir, es una decisión personal y que no se es peor ni mejor deportista por competir. Aunque, si me permitís, una vez que hayáis terminado tu primera carrera, te será dificil no mirar el calendario para ver cuando es la próxima.

Correr y competir, en el mejor sentido de la palabra, engancha y es muy divertido. ¿Te animas a hacer tu primera carrera?

"Suscríbete a nuestra Newsletter"
Recibe actualizaciones exclusivas para cuidar tu salud a través del deporte con nosotros