Y el gran día llegó. Llevábamos unas semanas con la ilusión de “Jarapalos”, el Maratón Alpino que se celebra en la Sierra de Mijas (Alhaurín de la Torre, Málaga). Pablo nunca había participado en un maratón, así que estábamos muy ilusionados y con curiosidad de saber como lo haría, ¿lo acabaría? ¿en cuánto tiempo? La gente de Granada Ultratrail se había organizado para ir el día anterior, dormir allí en unos apartamentos, cenita conjunta y estar preparados y listos para la gran carrera. Así que allí que nos fuimos Pablo, Maya y yo junto con Antonio Luis, Lara y sus hijos, Emilio y Rosario, Vanesa, Manuel y su familia.

Hasta el sabado por la mañana, que Pablo me despertó a las 5:40 (que alegría!!) no había pensado realmente en mi papel en todo este asunto. Porque claro, estoy acostumbrada a ir a las carreras de Pablo para animar y hacer fotos (al igual que él viene cuando soy yo la que salgo en bici o a correr) pero casi siempre suele ser poco tiempo y en zonas donde se puede hacer algo como ir a tomar café, por ejemplo. La cosa en Jarapalos es distinta. Bien distinta. Menos mal que no iba sola, ya que he tenido dos compañeras de fatiga, Rosario (mujer de Emilio) y Lara (mujer de Antonio Luis).

Porque claro, hacer un maratón es algo fuerte, exige un gran esfuerzo y capacidad de sacrificio de los corredores. Pero al contrario que nosotras, ellos tienen 6 horas de recorrido programado, con avituallamientos, unas vistas impresionantes, o sea, “distracción” garantizada…pero, ¿qué me dices de nosotras? eso sí que exige una gran creatividad y capacidad de sacrificio. Llenar ese hueco con algo que hacer no es tarea fácil.

Aquí una muestra de en qué invertí parte del tiempo:


Menos mal que la excelente organización de la carrera había previsto una Carrera Infantil de Orientación para niños con acompañantes. Lara y yo nos apuntamos con nuestras niñas y tengo que decir que ha sido una experiencia maravillosa. Nunca había interpretado un mapa. Siempre digo que me pierdo hasta en mi casa pero he descubierto que no es verdad. Si estás acostumbrada a que te guien, tu cerebro no registra recorridos pero cuando dependes de tí misma, al menos en mi caso, no soy tan mala orientándome. Ha sido un placer recorrer casi 4 km con las niñas buscando balizas. Mi Maya, como siempre, ha estado genial, al igual que Hanna y Oliver. Se han divertido mucho y lo han hecho fenomenal. Además en el último km hemos tenido la oportunidad de coincidir en el trayecto con los corredores más rápidos, los que llegaban a meta en 4 horas y pico. Les hemos aplaudido y vitoreado ya que esto es toda una proeza.


Y tras la carrera de orientación, comer algo, hacer un poco de tiempo fue llegando el momento de esperar a la entrada de nuestros corredores. Si bien yo esperaba que Pablo entrara tras unas 6 horas, me sorprendió un mensaje en mi buzón de voz anunciándome que le quedaban 5km cuando el cronómetro oficial de meta marcaba algo menos de 5 horas. Wow, pensé yo, está muy cerquita ya.

Así que le dije a Maya que se fuera para una zona antes de meta a esperar a su papá mientras yo esperaba con cámara en mano para hacer la foto perfecta. Un equipo de apoyo está listo y preparado. A Maya le hacía ilusión entrar corriendo con su papi y al papi con su hija ¿no? A mí me hubiera encantado ser yo la que entra tras 42 km en un tiempo así y con mi hija de la mano… subidón!!

Concluyendo, ha sido una experiencia muy positiva aunque tengo que decir que extenuante. A pesar de no haber corrido la maratón ir de acompañante exige un esfuerzo nada desdeñable, madrugón, cambio de rutina y no poder desayunar como habitualmente, consecuentemente desajustes “intestinales”, aburrimiento, concentración para no perder a la niña y para hacer fotos, carrerita de orientación por el entorno, comer mal (creo que habré engordado un par de kilos, es lo que tiene comer como un corredor pero sin correr, jeje), un poco de aburrimiento, sueño…pero aún así lo volvería a hacer.

Enhorabuena a los corredores/as de Granada Ultratrail/Cualquieras por acabar el X Maratón Alpino Jarapalos 2011 y enhorabuena por tener unas mujeres como nosotras. Gracias a Rosario y a Lara por compartir conmigo unas risas y chistes cuando hablábamos de lo que significa ser mujer de un corredor y apoyarlo en su pasión.

Fin

"Suscríbete a nuestra Newsletter"
Recibe actualizaciones exclusivas para cuidar tu salud a través del deporte con nosotros