La IV Carrera de la Mujer de Granada fue un éxito de organización y de participación. Aquí os presentamos el testimonio de Lidia Arcos, una participante a la que ayudamos a conseguir su objetivo, que nos cuenta su historia personal de superación de una enfermedad a la que le ha ganado la partida, el cáncer de mama

 

En 33 minutos, por Lidia Arcos

 

En este pequeño relato va a aparecer muchas veces el número 3, que por otra parte siempre ha sido mi número favorito.
Hace 3 años por estas fechas estaba en plena batalla para vencer un cáncer de mama. Me diagnosticaron unos meses antes y el primer paso de mi batalla fué pasar por quirófano, el 23 de Septiembre, que es el día de mi cumpleaños y aquel día cumplí 33. Cumplí 33 y volví a nacer, así que ahora lo celebro doble y a lo grande. Después vinieron los tratamientos: meses de quimio y radioterapia que me convirtieron en alguien a quien yo misma no reconocía, ni física ni emocionalmente. De todo eso aprendí mucho y conseguí mi objetivo: vencer al cáncer. La recuperación también fué larga y lenta, mucho más de lo que la mayoría puede imaginar. Es un camino que tienes que hacer tú sola, aunque tengas a mucha gente que te quiere animándote y apoyándote.
El pasado domingo participé en la IV Carrera de la Mujer en Granada contra el Cáncer de Mama. He estado varios meses preparándome para correrla con un grupo de mujeres sensacionales. Y la encargada de dirigir ese grupo y entrenarnos ha sido Marga Colón. Puedo decir que Marga llegó a mi vida como “agua de Mayo”. Me dió una inyección de energía y de fuerza y sobretodo, me hizo sentir que era capaz de correr esos 5 kms. que tanto significan para mi.
En 33 minutos llegué el domingo a la meta. En 33 minutos en los que tampoco me reconocía. Esta vez porque cada minuto y cada kilómetro me acercaban más a toda la vida que me espera por delante y me hacían dejar más atrás dudas y miedos. Todos mis esfuerzos durante estos meses entrenando han merecido la pena y conseguí mi objetivo. No estuve sola tampoco durante este recorrido, éramos 3, Marga, mi querida amiga Belén  y yo. Marga me iba marcando el ritmo, ahora más, ahora menos, ahora recupera,… Unos 300 metros antes de llegar a meta me dijo: “Ahora Lidia, ahora si, ahora hay que apretar que ya lo has hecho, que ya estamos casi en meta!” En ese instante un escalofrío recorrió todo mi cuerpo y me embargó una emoción que jamás podré describir. Al pisar el estadio Marga me cogió de la mano y yo se la apreté fuerte, fuerte, hasta cruzar la línea de meta. Y el crono marcaba 33 minutos.
IV Carrera de la Mujer de Granada

IV Carrera de la Mujer de Granada. Lidia Arcos y Marga Colón

 

 

"Suscríbete a nuestra Newsletter"
Recibe actualizaciones exclusivas para cuidar tu salud a través del deporte con nosotros