Snow RunningAyer se celebró el I Campeonato de Andalucía de Snow running en la estación de esquí y montaña Sierra Nevada (Granada). Pablo y yo nos inscribimos desde que tuvimos noticia del evento porque contamos con buenos amigos dentro de la organización de la carrera y porque suponía una nueva aventura que afrontar. Yo nunca antes había corrido por nieve, ni había probado las yaktrax (cadenas que se enganchan a las zapatillas para correr por nieve). Es más, no he subido a la estación en todo el año ni para hacer snowboard, pasear, correr, ni siquiera para tomar un delicioso café en alguna de las buenas cafeterías con las que cuenta la estación.

Además, cuando nos inscribimos allá por el mes de febrero yo pensaba ciertamente que para el 14 de abril ya no habría ni nieve y me imaginaba una carrerita por una Sierra Nevada soleada y poco menos que con unas mayas y una camisetita medio térmica. Ay, quien me iba a decir a mí que esta imagen bucólica estaba tan lejos de la realidad…

Poco a poco se iba aproximando la fecha de la carrera y como a mí lo que me gusta es correr kilómetros a ritmo tranquilo yo veía esta carrera como una aventura más que como una carrera en sí ya que los 11 kms de recorrido inicialmente planteados impondrían un ritmo muy alto para mis condiciones físicas actuales. En pocas palabras, yo hasta que no llevo unos 15km no puedo empezar a sentirme a gusto corriendo.

Pues bien, andaba yo la semana pasada un poco fastidiada con achaques varios, mi eterno compañero dolor de espalda y un dolorcillo nuevo en la rodilla derecha. Para colmo el día anterior a la carrera cae un gran nevazo y las condiciones climatológicas allí arriba son poco menos que para cerrar la estación. Y es en este panorama cuando la maldita voz interior hace acto de presencia, susurrando poco a poco, lentamente un “no vayas, quedate aquí, dónde vas a ir a correr con el tiempo que hace, para qué vas”. Esta voz es muy lista, sabe como convencerte. Ya estaba planteando su estrategia, empezando a ver que los dolores eran más fuertes de lo que realmente son y que con un tiempo así seguro que acababa perdida en medio de la montaña o engullida por una malvada grieta oculta en la nieve. Es tan poderoso el miedo que se instala en la mente que aunque parezca mentira llegué a decirle a Pablo que me llevara atada con una cuerda para no perderme.

Snow Running

La aventura comenzó con el viaje de ida a la estación, donde tuvimos que parar a poner las cadenas al coche. Llegamos muy temprano y tras pasar por la oficina técnica de la carrera y saludar a nuestro amigo Carlos, a Pablo y a Marien de Mamut Sierra Nevada (organizadores de la carrera) nos fuimos a nuestra cafetería preferida, Vertical. El día estaba realmente malo, de esos que cuando eres esquiador te quedas en casa. Allí, Aaron, Pablo y yo todavía especulábamos sobre si cancelarían o no la carrera ya que el viento podría alcanzar más de 70km/hora en las zonas altas por donde discurriría parte del recorrido. A través de las redes sociales, iba subiendo fotos de la estación y muchas voces se alzaban con un “la cancelarán”. Pero cuando nadie daba un duro por la carrera, como el propio director de la carrera llegó a decir en un momento, la organización decide, en lo que yo considero una hábil maniobra, modificar el recorrido planteado para ofrecer una carrera que ante todo mantuviese la seguridad de sus participantes, y lo consiguió. Chapó por ellos. El recorrido definitivo tenía solamente unos 5km para evitar el peligro de las zonas altas.

Snow Running

Snow Running

Snow Running

La carrera para mí fue muy corta pero muy intensa. Hice los 5km en 38 minutos, durante los cuales iba al máximo de mis pulsaciones. Correr por nieve polvo es duro, y los tramos de pendiente me costaba hasta andar. La altura, la niebla, y la cantidad de nieve acumulada en algunas zonas hizo que incluso en las bajadas, en las que suelo relajar mi pulso, no podía porque me hundía en la nieve blandita. En fin, que no es como correr por la fuente de la bicha. Pablo me hizo de liebre y menos mal que tiraba de mí porque la voz interior había cambiado su discurso del “no vayas” al “párate”.

Snow Running

Snow Running

Snow Running

Snow Running

Snow Running

Snow Running

El reto para mí fue participar, vencer el miedo, a la maldita vocecilla que nos susurra rendición. Esto es el verdadero triunfo, no haber quedado subcampeona de Andalucía, sino tirar para adelante, porque una carrera en definitiva no es más que una metáfora de la vida, me gusta ser de las que tiran para adelante pese a todo.  Mi agradecimiento más sincero a la organización por su gran capacidad de gestión y adaptación a la adversidad, a mi Pablo por ser mi motivador en la carrera y en la vida, a Emilio presidente de Granada Ultratrail y amigo y compañero de trails por subir a ver si sus “chicos” necesitábamos algo, a Vanesa, amiga y compañera por venir a animarnos y por no inscribirse y dejarme el podium por una vez (jeje), a Gustavo y Vero por animarnos, hacer fotos, por ser como son, a Aaron por su compañía y ayuda con las cadenas en el coche y a mi amiga Rut por cuidar de nuestra hija tan maravillosamente para que podamos participar en esta aventura. Mi enhorabuena a todas las personas que participaron y a los que hicieron podium como mi amigo Raúl y mis agradecimientos también a toda persona que hizo este evento posible incluidos patrocinadores que por cierto me llevé un mochilón cortesía de Salomon que lo flipa.

Snow Running

Snow Runnig 2012. Campeonato de Andalucia from lokofilms on Vimeo.

El año que viene más…