Todos sabemos que el ajo es el mejor remedio para combatir el ataque de un vampiro, pero además de esta propiedad el ajo tiene otras no menos importantes que lo convierten en un auténtico alimento-medicina destacando la de ser un gran protector cardiovascular (es la planta con más estudios científicos en este momento con más de cuatro mil referencias en PubMed, buscador de base de datos de bibliografía médica más amplia del mundo).

Lo que interesa especialmente del ajo son las sustancias que le otorgan su poder medicinal: compuestos azufrados y otras sustancias (fructosanas, enzimas y adenosina) que al combinarse, protegen la salud en general y específicamente los sistemas cardiovascular, respiratorio, digestivo y urinario.

ajo

ajo

Aunque las propiedades del ajo se pueden encontrar, además de como alimento, en forma de medicamento o remedio (en polvo, tintura, extracto seco o fluido, aceite esencial…) no existe a día de hoy remedio o medicamento de ajo más eficaz y completo que los propios dientes frescos consumidos con regularidad.

  • Sistema cardiovascular: el ajo se considera protector cardiovascular, ayuda a prevenir y mejorar si se consume regularmente las siguientes enfermedades: arteriosclerosis y colesterol, hipertensión y alteraciones del ritmo cardiaco.
  • Sistema respiratorio: el ajo ayuda a combatir las infecciones respiratorias como la gripe y el resfriado por sus propiedades antisépticas pero también por su efecto broncodilatador, fluidifican de las mucosas y estimulante del sistema inmunitario.
  • Protección contra infecciones: urinarias, parásitos intestinales, infecciones del oído…

A algunas personas sensibles al ajo puede irritarles el intestino. También hay quien puede ser alérgico o sufrir intolerancia al ajo y a otros alimentos de la misma familia. Solo las personas con varices y hemorroides deben tener en cuenta que el ajo, al ser vasodilatador, puede empeorar el problema así como si se tienen hemorragias activas o si se siguen tratamientos con anticoagulantes o hemostáticos (las cantidades que se suelen tomar en las comidas son seguras).

Pero en general, salvo estas excepciones, el ajo es recomendable en todas las etapas de la vida. Por propia experiencia puedo decir que desde que hace años incorporé en mi dieta el consumo habitual de ajo, a diario en tostadas, 2-3 dientes en forma de encurtido (como las aceitunas) y en todas las comidas en las que se pueden incorporar (pastas, cremas de verduras, sofritos, etc.) lo he notado en que me resfrío menos y en una sensación general de fortaleza interior y estado de bienestar. Ah! y en que mantengo a los vampiros a raya ;-).

Composición Nutricional Ajo

Composición Nutricional Ajo (contenido por 100 g)