Hola a todos/as, hoy traigo una entrada muy especial. Consiste en la crónica que he realizado Celes Muñoz, uno de mis clientes de entrenamiento, de su participación en el ULTRA TRAIL SIERRA DE LOS BANDOLEROS 2014. Me consta todo lo que ha entrenado para llegar a cumplir este sueño. Es por ello que creo que su crónica puede ser muy motivadora para todos los que os planteáis retos de este calibre.

Sin tocar ni una coma es la dejo tal cual, a disfrutarla!!!

Crónica de ULTRA TRAIL SIERRA DE LOS BANDOLEROS 2014 por CELES MUÑOZ

Después de acabar mi primer ultratrail os cuento como lo disfruté, aunque parezca que no:

El jueves por la tarde empiezo a preparar  el material de carrera y empiezan dudas sobre que llevo o no en carrera así que decido llevar de todo lo disponible y ya decidiré luego. Cuando acabo de prepararlo todo pienso en que sería buena idea irme esa misma noche y pasar la noche en Prado del Rey que es el lugar de la salida y tras confirmarme un hotel que tenía una habitación salgo hacia allí.

El viernes amanece un día espléndido climatológicamente  hablando, visto el año anterior que la lluvia acompañó la carrera casi todo el camino, pues un problema que nos quitábamos de encima, llega la hora de que tengo que decidir material que llevaré en carrera y un mar de dudas me asaltan,(soy novato y no quiero pecar de llevar poco y que me falte algo en carrera), así que me decido por llevar una mochila de 12l mejor que la de 5l, cojo y meto dentro todo lo reglamentario y viene otra gran duda, bastones si o bastones no, la verdad es que había entrenado poco con ellos y al final decido no cogerlos, (creo que me hubieran ayudado bastante sobre todo en el momento en el que empecé a sentir molestias en el pie) y con esas me presento en la salida.

Antes de la salida te vienen a la mente muchas cosas o miedos pero la verdad es que el trabajo ya está hecho y ahora toca “disfrutar”.

Empieza la carrera y me propongo ir a un ritmo tranquilo y no cebarme en las primeras horas, esto es muy largo,  me iba repitiendo una y otra vez, y así nos metemos en la noche en la que me toca afrontar una dura subida y bajada hasta el km 32, esto parece que va a ser duro muy duro.

UTSB 2014

Me paso casi toda la noche solo, fuerte aire de cara, mucho barro en algunos tramos y los km que pasan muy lentamente pero bueno me mantengo a un buen ritmo según mis pretensiones hasta llegar a Ronda.

Ningún problema físicamente pero llegando a Ronda km 60 me empieza a doler el pie, no quiero ni pensar en una retirada por un percance físico pero a ver como va evolucionando con el paso de los km, empiezo a tomar calmantes pero el dolor no cesa, al contrario va en aumento sobre todo cuando bajo o llaneo, decido tomarme un poco con calma los siguientes km y así nos metemos en el amanecer.

UTSB 2014

Empiezo a notar también ampollas en los pies, uf esto se va a complicar un poco más pero bueno seguimos sumando km, saliendo del avituallamiento del km 85 llega el primer momento crítico mentalmente llevo corriendo toda la noche y empiezo a pensar en  lo que queda, mal asunto, me empiezan a asaltar dudas, incluso llego a llorar pensando en todo lo hecho para poder estar aquí, me acuerdo de mi mujer y mis dos hijos, en todas las mañanas que se levantan y yo estoy entrenando desde muy temprano, incluso hablo con  mi mujer, (gracias por aguantarme), en el avituallamiento y me da ánimos para que siga y así poco a poco se me van despejando las dudas y continuo hacia adelante.

Cada vez el dolor es mayor y los calmantes cada vez me hacen menos efecto pero ya queda menos. Segundo momento crítico del día, subida y bajada a Grazalema, como las pasé subiendo no llegaba nunca el momento en que empezaba a bajar hacia el pueblo ahí dudé otra vez en que si podría acabar esa carrera con mi nula experiencia en ultras, para colmo cuando empiezo  a bajar le pregunto a algún senderista que me encuentro  que cuanto queda para el pueblo y uno me dice que 3 ó 4 km pero unos metros más adelante otro dice que 7 y otro que 45′, joder como mide esta gente, al final lo esperado quedaban 7.

UTSB 2014

Ya en el avituallamiento de Grazalema me llama mi hijo y me dice que está por ahí que ha venido con mis padres y esto me da un subidón para el siguiente trayecto, mientras más corra antes los veo y dicho y hecho parece que el dolor se alivia un poco y al fin me los encuentro, no sé qué pensarían al verme pero iba bastante cascado. Empiezo un largo descenso y me juntó con otro “loco” el cual iba más o menos como yo, ya era hora de poder hablar con alguien mientras medio corríamos. Llega otra vez la noche y paro para abrigarme y sacar el frontal y decido dentro de lo que cabe correr un poco más rápido, mi compañero dice que no, que el sigue a su ritmo, bueno luego nos encontraríamos más adelante, yo iba pensando en que en los siguientes avituallamientos me iba encontrando con mi familia y eso me hacia el sufrimiento más ameno.

Ente el avituallamiento del km131 al km 136 quizá fue los km que más rápido hice en carrera me desapareció el dolor por completo y muscularmente las piernas las tenía bien. En el último avituallamiento quedando para meta      12 km me volví a juntar con mi compañero anterior y decidimos llegar a meta, nos equivocamos en la salida de un pueblo y nos pasan unos cuantos, nos encontramos una subida por una pista y mi compañero haciendo cálculos para bajar de las 30h decide que hagamos una ascensión fuerte, no se acababa nunca y me llevaba al límite y decido dejarlo ir, sino reviento,  pero cuando empieza la bajada vuelvo a correr  y lo pillo,  le comento que vamos que estamos cerca pero él dice que no, que prefiere seguir andando.

Los últimos km fueron interminables veía las luces del pueblo pero nos desviaban hacia todas las direcciones menos hacia el pueblo hasta que me encontré con mi hijo en un camino y me dice que ya estamos ahí cerca,

!VAMOS! el primer objetivo del año está casi hecho y con esas empezamos a subir las calles del pueblo hasta girar una calle que se dirige hacia la meta, que emoción la gente te anima y te felicita esto se acaba y esto está hecho, al final 30h8′.

He entrenado mayoritariamente de madrugada y casi siempre solo y decir que esto es  duro pero con constancia e ilusión todo se consigue. Gracias a Virginia, (mi mujer), Edgar e Iris, (mis hijos), a Francis “Pitres” por acompañarme en algunos entrenamientos hasta que ya era demasiado y como no a Pablo por conducirme a conseguir este objetivo que no será el último.

Para acabar decir que una de las cosas que más me convenció de Pablo es cuando le pregunté por el mes de Enero: Pablo a los Bandoleros llego.  Su respuesta fue: vamos justos pero llegamos. No lo dudó ni un segundo el tío, joder tenías razón desde ahora lo que mandes a muerte con ello y como tú dices: sed felices,  sobre todo con lo que hagáis y aprended a disfrutar del sufrimiento.