El consumo moderado de cerveza, por su composición (agua, cebada y lúpulo), las propiedades de sus ingredientes, sus características organolépticas y su bajo contenido alcohólico (4-5º), puede favorecer una rápida y efectiva rehidratación y evitar dolores musculares. De ahí que la cerveza, siempre en cantidades moderadas, tanto si es con alcohol como en su variedad sin, pueda incluirse en la dieta equilibrada de los deportistas, según una investigación realizada por la Universidad de Granada y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) sobre la idoneidad de la cerveza en la recuperación del metabolismo hormonal e inmunológico de los deportistas tras el ejercicio físico.

El estudio concluye que el consumo moderado de cerveza puede contribuir a mantener niveles más altos de glucosa plasmática y atenuar las respuestas hormonales de estrés. Las maltodextrinas, carbohidratos de gran interés para la nutrición deportiva y presentes en la cerveza, corrigen la posibilidad de hipoglucemia, ya que se metabolizan lentamente liberando unidades de glucosa que pasan progresivamente a la sangre y dan lugar a concentraciones de glucosa en plasma menos elevadas y más extendidas.

Por otro lado, se observa que el consumo moderado de esta bebida, tanto en su variedad tradicional como sin alcohol, tras realizar ejercicio físico en condiciones de elevada temperatura ambiental y abundante transpiración, permite recuperar las pérdidas hídricas en medidas similares al agua.

Según el estudio (*), su alto contenido en agua, el equilibrio de sus componentes (hidratos de carbono, bajo contenido en sodio y ausencia de grasas), su bajo aporte calórico (una caña 200ml- contiene 90 Kcal y si se trata de cerveza sin 17 Kcal) y su baja graduación alcohólica (4º-5º); hacen de la cerveza una bebida interesante para el mantenimiento de los márgenes cardiosaludables del deportista.

(*) Fuente: Centro de Información Cerveza y Salud

El Centro de Información Cerveza y Salud (CICS) es una entidad de carácter científico, que promueve la investigación sobre las propiedades nutricionales del consumo moderado de cerveza y su relación con la salud, en colaboración con diferentes universidades y centros de investigación.

No obstante, no podemos dejar de lado que la cerveza es una bebida alcohólica y que cualquier cifra de alcohol afecta significativamente tanto al rendimiento como a la recuperación del deportista (así lo manifiesta el Dr. Pedro Manonelles, secretario general de la Federación Española de Medicina del Deporte).

Pequeñas cantidades de alcohol (a partir de 0,2 gramos de alcohol por litro de sangre) tienen efectos sobre diversas funciones neuropsicológicas. La práctica deportiva precisa la integridad de todos los sistemas orgánicos, por lo que cualquier cantidad de alcohol afecta significativamente tanto al rendimiento como a la recuperación del deportista.

Por otro lado,  hay muchos estudios que han encontrado una relación beneficiosa entre el consumo moderado de alcohol y diversos aspectos de la salud, como la prevención frente a enfermedades cardiovasculares, a algunos tipos de cáncer y a enfermedades neurodegenerativas.

Pero ¿qué es un consumo moderado?
Por lo general, se considera un consumo moderado tomar 1 cerveza al día en el caso de las mujeres (10-12g etanol) y 2 cervezas diarias en hombres (20-24g etanol).

 

cerveza

Consumo moderado de cerveza

Teniendo en cuenta toda esta información, te toca como deportista elegir. A mí no me gusta la cerveza pero entiendo que es la bebida favorita de muchas personas y además parte fundamental de nuestra dieta mediterránea y de nuestra cultura. Eso sí, beber siempre con moderación y optar por la SIN si lo que te gusta es su sabor.

A tu salud!!!