Históricamente se han realizado muchos estudios para saber los cambios que se producen en un cuerpo tras realizar un maratón, pero hasta hace muy poco no había ningún estudio sobre un maratón de montaña. Y hay gente que me ha preguntado si es perjudicial para la salud, o si es muy destructivo para las articulaciones y más y más preguntas.

Maratón de Montaña

Vicente Javier Clemente Suárez en el número 27 de la revista científica Motricidad ha realizado el primer estudio de esta tipo en el que analiza los cambios en la bioquímica sanguínea antes y después de la realización de una maratón de montaña y podemos decir que los resultados son muy interesantes.

El estudio se realizó a 8 sujetos (7 hombres y 1 mujer, 33.5±5.5 años, 173.8±7.9 cm, 67.9±13.0 kg, IMC 22.4±3.7 kg.m-2) finalistas en el “I Maratón Pueblo de los Artesanos” (Torrejoncillo, España). Con una distancia de 42.2 km y 2147 m de desnivel acumulado. Se les tomaron las muestras antes y después de realizar la prueba.

Se realizó un análisis de múltiples variables, pero aquí lo que vamos es a intentar describir de forma sencilla los resultamos que más nos interesan: ¿Cómo cambia mi cuerpo al realizar tal esfuerzo?. Empecemos:

  • Aumento de la destrucción muscular

Se observa un aumento de las concentraciones de creatinkinasa después de realizar el maratón de montaña y esto hace suponer un rotura celular debido al trabajo muscular intenso y pequeñas microlesiones. La buena noticia es que los resultados son inferiores a los obtenidos después de realizar un maratón convencional de asfalto. ¿Por qué? Porque en un maratón de asfalto el suelo es más duro y los  impactos al realizar las zancadas podrían desencadenar una mayor rotura de fibras que al correr por la tierra, menos dura que el asfalto, de un maratón de montaña y por los ritmos más suaves del maratón de montaña.

  • Disminución de los Triglicéridos (las grasas)

Una “buena” noticia es que los triglicéridos en sangre se reducen en un 27.3%. Todos sabemos que durante ejercicios muy prolongados los ácidos grasos libres son la primera fuente de energía. y después de su disminución inicial durante el ejercicio, por encima o por debajo del umbral anaeróbico, como en esta prueba, los ácidos grasos libres no pueden satisfacer las necesidades oxidativas y nuetro cuerpo recurre a las reservas de triglicéridos por lo que su concentración en sangre disminuye tras la realización del maratón.

  • Aumento considerable del lactato

Al igual que después de un maratón sobre asfalto en el estudio se observó un aumento importante en la concentración sanguínea de lactato. Sustancia de la que tardaremos en librarnos algunos días tras la prueba.

Como podéis ver, los resultados son traquilizadores pues, aunque se demuestra que hay destrucción celular, ésta es menor que si realizamos un maratón de asfalto, debido al terreno ya las condiciones de ritmo de estas pruebas. Por otro lado podemos ver que “reducimos grasas” lo cual es muy interesante para la pérdida de peso. Y por último nos aseguramos estar unos días con unas poquitas agujetas, lo cual es normal si haces 42km y más de 2000mt de desnivel positivo acumulado.

Os dejo un enlace con el artículo original.

 

 

"Suscríbete a nuestra Newsletter"
Recibe actualizaciones exclusivas para cuidar tu salud a través del deporte con nosotros