SOY MUJER Y HAGO DEPORTE

Mujer y DeporteYo soy mujer y soy una advenediza en el mundo del running. Tengo 35 años. Llevo un añito corriendo (algo más). Pero diré, sin asomo de duda, que me apasiona. Que me ha entrado en vena. Que amo este deporte y que ya no me imagino la vida sin practicarlo.

En mis conversaciones cotidianas, no siempre me siento comprendida. No me siento comprendida por amigos muy allegados, a los que he llegado a escamotearles información: no saben cuándo voy a la montaña, cuándo corro, ni cuanto.

Soy una mujer pequeña. Según me dicen, de apariencia débil y a pesar de estar provista de un carácter más que firme y determinado, parece que el dibujo de mi persona en sus mentes es una cuestión de pesos y medidas. Algunos de los más cercanos a mí, que me han visto evolucionar en mi vida, me consideran hoy en día arrebatada por una especie de locura temporal que no durará mucho. El drama llegó a ser más hondo cuando me tatué una montaña en el brazo. Anatema.

Yo no lamento su ausencia de comprensión. Yo lamento que la vida no les haya regalado lo que a mí sí: la experiencia de correr en la naturaleza, que es casi orgiástica, que me saca de mi equilibrio y que me ordena a la misma vez, y que me hace comprender mi dualidad filosófica y esencial: corriendo soy un ser apolíneo, por mesurado, por armonioso, por sosegado; y corriendo soy también un ser absolutamente dionisíaco, por desencadenado, por arrebatado, por estar tan maravillosamente cerca de mi cuerpo. Y es que no hay para mí más allá del cuerpo. No creo en el alma. A mi entender, todo se pudre irremediablemente con la muerte. Pero esa dimensión de espíritu, que existe (de una forma que no es la que nos explican desde niños), que vive, pero que es cuerpo también, esa, la siento palpable cuando corro. En mi cuerpo, que experimenta, que se libera, que trasciende en el hecho mismo de correr. Correr en el más hermoso escenario imaginable. Correr por la montaña.

He aquí que todo esto no sería un hándicap si yo fuera un hombre. Así lo creo. Se me juzga como una loca excéntrica. Se me considera irreflexiva. Se me considera alocada. Y no digo yo que los chicos no viváis estos estigmas, porque nuestra actividad es en sí bastante incomprensible vista desde fuera (válgame Dios, 45 kilómetros, con 4500 metros de desnivel a 38 grados en alta montaña, durante el mes de junio, qué necesidad habrá…) Pero siendo mujer el delito multiplica su gravedad. Somos concebidas como prudentes, como conservadoras. Somos sosegadas. Nos dedicamos a labores recogidas, seguras. Aguardamos a nuestro cazador en casa: él nos resuelve los problemas y nosotras mantenemos la seguridad del nido. De modo que, salir con esas mallas de colores por el campo, es de locos.

Si en un lugar observo cifrarse más acérrimamente la crítica, es entre las propias mujeres . Porque, es más, hasta observo cierta admiración por parte de muchos hombres. Algunos, también deportistas, sienten el deleite de encontrar compañeras entre nosotras. Algunos comentan que desearían tener parejas con las que compartir esa pasión. Doy fe. Esta actividad suma enteros en una relación. Suma comprensión y, sobre todo, posibilidadeMujer y Deportes. Los hombres que no corren, por su parte, nos consideran encantadoramente raras. Exóticas. No desdeñables. Pero en sus juicios, no siempre positivos, no llega a haber muchas veces dureza real. Donde sí he hallado esa dureza, extrañeza, crítica y aceramiento es en los ojos de otras mujeres que no corren. Por supuesto, no hablo de una situación general. Yo hablo de comentarios concretos. De mujeres concretas. Que no me entienden. Que me juzgan. Que creen que mi fuerza no me es propia, o que es una veleidad extraña obtenida de no sé qué necesidad de ser considerada socialmente. Pues bien, me explicaré: señoras; señores. Correr es gozar. Pero correr es sufrir. Correr es una elección de vida. Y envuelve la vida, la transforma. Correr comporta disciplina y amor. Y comporta un disfrute físico, mental y filosófico. Y un modo de ser. Y una dimensión que no conoce sexos, ni tampoco condiciones. Correr solo requiera piernas y voluntad. Pero implica mucho más: implica un compromiso con un modo distinto de sentir la vida. Entregarse
a la carrera por montaña implica que tu espíritu ya nunca será el mismo, y que vivirá por siempre ávido de la experiencia instantánea y pura. Quien corre necesita correr más. Y lo necesita siempre. Y sucorazón lo sabe. Aunque sea mujer.

Opino que el running nos mejora, y que es así porque vivimos de espaldas a nuestra propia dimensión física. Opino que, en palabras del neurobiólogo Antonio Damasio, no hay otra felicidad que la del cuerpo. Y creo que hoy las mujeres somos aún víctimas de una situación histórica: se nos ha pedido negar nuestro placer; se nos ha pedido no poseer dimensión corporal; nuestra virginidad, la ausencia de experiencia física que ella conlleva, se ha convertido en valor, en medidor de virtud. Nos ha subyugado. Nos ha devastado. Y nos ha convertido en seres que se exigen los unos a los otros la democracia de la inexistencia. Ahí está el meollo de nuestra renuencia a la experiencia física. Creo que todo se lo debemos a nuestra exigencia moral. A nuestra creencia de que la virtud mora en la quietud inactiva de la inexperiencia. En la negación del cuerpo. Así, en la crítica a la mujer deportista también se esconde una crítica a una imagen moral sobre ella.

Cosa de hombres, nos dicen, construyendo una nueva jaula para arrebatarnos la vida y el placer. Y nosotras mismas, con nuestro avieso juicio, con el mazo de la vigilancia de unas sobre otras, alimentamos tales ceguedades.

Yo nunca quise ser como María. Discúlpenme ustedes. Yo quiero ser una Eva. Quiero un bocado ávido de la fruta de la sabiduría. No: la quiero entera. Y que me juzguen. Y que me lleven al infierno. Con mi cuerpo ahíto de experiencia. Corriendo, sin mirar atrás.Mujer y Deporte

Crónica de ULTRA TRAIL SIERRAS DEL BANDOLERO 2016

Hace unas horas que terminé mi aventura en ULTRA TRAIL SIERRAS DEL BANDOLERO (ed 2016) y los recuerdos aún están lo suficientemente frescos como para plasmarlos aquí.

Si alguna vez te has planteado hacer un Ultra Trail duro….prepárate porque si eliges el UTSB llevarás una ración de dureza extrema…y a mi casi me tumba.

Pero empecemos por el principio.

Esta año 2016 tengo un proyecto, hacer 5 Ultra Trails. El primero, y el más largo de todos es UTSB.

La prueba (UTSB) tiene ya cinco ediciones a sus espaldas incluyendo la actual (2016), y se ha ido consolidando en el panorama del Ultra Trail nacional como una prueba dura y especial. Dura, porque son 155km  y esto ya es una distancia respetable. Es dura porque tienes casi 12500mt de desnivel acumulado. Es dura porque el terreno es muy técnico, lleno de piedras, zonas de lodos, subidas interminables y bajadas que a más de uno le dejarían con lo boca abierta. Y es especial porque tiene un índice de retirados, muy alto.

TRACK UTBS2106

Es una prueba que te marca la consigas terminar o no. Para mi, ha sido la prueba más larga a la que me he presentado. Esto, unido a una no muy buena preparación, hacían que mi desempeño en la misma fuera una incógnita.

A las 18:00 de la tarde del Viernes día 4 de Marzo, se daba la salida entre los disparos de los trabucos, los nervios y las emociones a flor de piel. Yo me puse a mitad del corralito y una vez salimos del pueblo, me puse en modo disfrutar, que la carrera es muy larga y ya iremos cogiendo ritmo.

Salida UTBS2016

En el UTSB he contado con el mejor equipo de apoyo que uno puede soñar; mi hija Maya y mi pareja Irene. Ambas estuvieron en la salida y luego, irían a los otros avituallamientos, siguiendo la carrera y apoyándome en lo que fuera necesitando.

En este tipo de carreras los primeros km se pasan volando, entre la alegría, los saludos a gente conocida y los paisajes, los minutos pasan y los km también.

Me habían avisado que hasta Villaluenga del Rosario fuera tranquilo, esos 38km primeros eran muy complicados y duros. Y que la bajada hasta Villaluenga, era….especial. Así me lo tomé y al principio bien, poco a poco iba cogiendo corredores y entrando en carrera. Recuerdo que la noche se nos echó encima antes de la llegar a Villaluenga y la bajada fue…complicada, por decir algo. Pero a mi me gustan la bajadas y cuanto más técnicas mejor, así que pude bajar bien y llegué al avituallamiento con un poco de frío pero bastante entero. Decir que aquí se retiraron casi 70 personas.

Antes de la noche

A partir de aquí, el objetivo era llegar a Ronda, km 64,5, donde me esperaban Irene y Maya. Con la noche cerrada tuvimos que atravesar los Llanos de Libar y pasar por Montejaque. El problema no era la distancia ni la noche, el problema eran las condiciones meteorológicas pues, nos llevaba lloviendo fino durante muchas horas ya, pero es que empezó a hacer mucho frío, a caer agua/nieve, a soplar viento helado y, para aderezar un poco más, niebla bastante intensa. Así que llegar a Ronda, ya no era pasar por un avituallamiento más. Para mí Ronda era calor, descanso y terminar el sufrimiento.

Había quedado con Irene que en Montejaque la llamaría para avisarla de que me faltaban unas dos horas para RONDA. Cuando la llamé, eran las 3 de la mañana y le dije que, en 2 horas estaría en Ronda. Pero al salir del avituallamiento me entró tal frío en el cuerpo que me tuve que poner a correr fuerte para entrar en calor.  Llegué a Ronda 1 hora y 15 minutos después.

Cuando entre en el pabellón deportivo, ni Maya ni Irene creían que iba a llegar tan pronto. Fue el frío intenso el que me azuzó para llegar allí y terminar de sufrir.

Todo lo que recuerdo de esos momentos en el pabellón es a ellas dos a mi lado, intentando calentarme y yo muy bajo de moral, de fuerzas y tiritando mucho. Pasado un rato decidí que no quería seguir, pues me encontraba muy mal, nunca en otra carrera había tenido esa sensación, y todavía me quedan casi 90km muy duros.

RONDAUTSB2016

Ellas no me empujaron a tomar ninguna decisión, solo me ayudaron a cambiar de ropa, secarme bien, y comer poco a poco.

Fueron momentos muy duros y desagradables.

RONDA

Luego poco a poco, noté como mi carácter mejoraba, empecé a bromear un poco (muy poco) y ya no sentía tanta desesperación. Hablé con mi amigo Ernesto Elena, que no paró de animar, etc. Así que, tras volverme a preparar, me dispuse a seguir con la carrera y a no retirarme, porque, no me he retirado nunca y esta no iba a ser la primera vez.

Ernesto Elena

Salir por la puerta del pabellón de Ronda fue como avanzar hacia lo desconocido, hacía la incertidumbre…..pero, ¿la vida es así también no? y estas carreras son como la vida.

Me plantee el resto de la carrera de avituallamiento en avituallamiento. No tenia claro si podría terminar así que decidí dividir la carrera es esos tramos más pequeños.

Salir de Ronda

Poco a poco iba avanzando, unas veces solo, otras veces con otros compañeros, y sin darme cuenta, se hizo de día.

En esta carreras cuando se hace de día y la luz te ilumina, es como si renacieras, como salir de un agujero en el que estas metido. Te inunda la luz y los sentidos vuelven a cobrar vida. A mi me sentó genial. Empecé a notar las fuerzas de nuevo y el camino se mi hizo algo menos duro.

De DIA en UTSB

Fui llegando a los avituallamientos poco a poco. Primero a Benaojan, luego a Jimera y luego tras una espectacular subida, a Cortes. Aquí había un punto de inflexión pues cuando sales del avituallamiento te enfrentas a una subida de las más espectaculares que recuerdo. En Cortes comí un plato de pasta y parece ser que no lo asimilé bien. Cuando empecé la subida, las piernas no me iban, notaba como toda mi sangre estaba en el estómago y nada en las piernas. Así que la subida se me hizo muy dura. Paso tras paso, con la cabeza mirando a las piedras y otra vez con la mente incitándome a terminar con el sufrimiento y retirarme en el siguiente control.

Comiendo en Cortes

Llegué de nuevo  a Villaluenga del Rosario, y mis chicas de apoyo ahí estaban, para darme ánimos y todo lo que necesitara. Yo había roto uno de mis bastones y, si hay una carrera donde vengan bien los bastones es esta. Pasé muchas hora y kilómetros sin bastones, pero Irene, no paro de intentar buscar uno hasta que lo consiguió y pude salir de Villaluenga de nuevo con dos bastones. Esto es una de las cosas que hacen que tu equipo de apoyo se lo mejor de la carrera.

Bastones!!!

Desde Villaluenga afrontamos una nueva subida y una posterior bajada interminable hasta Grazalema, donde ya podías sentir que si no renunciabas, el final estaba más cerca. Estás en el km 127 sólo te queda una gran cuesta, la del Puerto del Boyar, luego ya todo hacia meta es llano, o bajada o rampas menores. Así que te empiezas a animar y a sentir bien.

A mi las fuerzas me volvieron una vez que llegué a Benamahoma, allí les dije a Irene y Maya que ya se fueran para la meta, que se saltaran el avituallamiento del El Bosque. Nos besamos y nos encomendamos a la suerte.

En ese momento, sali de Benamahoma con un solo objetivo: había visto el tiempo y las horas que llevaba, si apretaba hasta meta estos últimos 15km podría bajar de las 30h en mi primera participación en UTSB. Me sentía cansado, pero estaba fuerte, así que me lo propuse y salí a darlo todo hasta meta.

En este tramo mi reloj Suunto marca kilómetros a un ritmo de 4:30, 4:15 en zonas llanas y unos ritmos de 4:45 en zonas de subida. Conforme avanzaba, adelantaba a otros corredores que me animaban a conseguirlo. Poco a poco se va haciendo más duro, son muchas horas ya de esfuerzo, pero la ilusión de llegar y de llegar en menos de 30 horas podía más que el cansancio de todo mi cuerpo.

Casi sin darme cuenta, Prado del Rey apareció delante de mi, sólo quedaba una gran cuesta arriba de cemento, y el callejeo hasta meta. Apretando como pude, llegué arriba, y giré la esquina que conduce a la calle de meta.

Irene y Maya estaban en una cafeteria esperando y casi no me ven pasar porque no creían que iba a llegar tan pronto. Ambas me vieron de pasada y salieron corriendo detrás mía. Mi hija Maya me alcanzó y corrió a mi lado, mientras yo intentaba conseguir llegar antes de la 30h.

Al cruzar la meta, nos fundimos los tres en un abrazo inmenso, que me llenó de vida y de energía.

Habían sido 29horas y 46minutos de aventura brutal en la que he renacido unas cuantas veces, y otras tantas he estado a punto de abandonar, pero al final salió.

METASin Irene y sin Maya, puede que no lo hubiera conseguido. Ellas recorrieron el UTSB de otra manera, pero sufrieron también y pusieron todo su esfuerzo para que todo saliera bien.

POST UTBS2016

Ahora toca recuperar y pensar en CSP 2016 el 23 de Abril.

Test Chaqueta Sideward 20K de CRAZY IDEA.

Hoy  toca presentar un test que he realizado a una chaqueta para trail Running que nos ha llegado de la marca italiana Crazy Idea. Es la chaqueta Sideward, una capa externa, cortavientos e impermeable de 20k según nos indica la casa italiana.

Pero, ¿qué significa que en la etiqueta ponga 20K de Columna de agua?

En el mundo de las prendas impermeables y transpirables para actividades outdoor como es el caso del trail running, La impermeabilidad, se mide con el valor de la presión necesaria para conseguir la entrada de agua en un material bajo las condiciones que marca la NORMA ISO 811:1981.  A través del test  que establece la norma, se mide la capacidad que tiene un muestra de tejido a resistir la presión del agua, debido a que el test se realiza utilizando diferentes cantidades de agua que van aumentando en altura, es de este test que se origina el termino columna de agua (medida en mm o Schmerber) para indicar las propiedades de cada tipo de tejido o membrana.

Respecto a la transpiración, a nivel comercial, cada marca hace sus propios test, y hasta ahora no existe ningún estudio científico comparativo que arroje resultados que compare todas las membranas del mercado. Lo más adecuado para trail running es buscar que en la etiqueta nos indice un índice RET de 1 a 6.

La chaqueta en cuestión y la que he testado, usa un membrana propia, cuya etiqueta es la que veis en esta imagen.

Membrana 20k Crazy Idea

 

En esta otra imagen podéis apreciar, en inglés, la descripción de la etiqueta:

Descripción Chaeta Crazy Idea

 

Como podemos ver, es una membrana que presenta una columna de agua de 20.000mm, además se nos indica que es corta vientos, transpirable y bielástica. Esto último es muy importante a la hora de usarla corriendo, pues la chaqueta será más capaz de ajustarse a nuestros movimientos si tiene capacidades elásticas.

Hay que hacer notar que el grado de transpirabilidad de la chaqueta/membrana, no viene indicado. Pero nos dice que es transpirable al vapor.

Vamos a ver la chaqueta en si:

Como os decía es el modelo Sideward de la casa italiana, no obstante es una unidad personalizada con logos especiales para la marca HOKA, esta unidad es la que me ha llegado a mi.

Chaqueta sideward

 

Aqui la veis por delante, con los puños elásticos en color azul y parte de la capucha en el mismo color, esta parte también es elástica, lo que hace que se ajuste muy bien a la cabeza.

En la parte de atrás podemos ver los dos bolsillos que incluye, en los cuales puedes guardar lo que necesites o incluso guardar la chaqueta en sí misma.

Chaqueta Sideward trasera

 

Vamos a pasar a ver los detalles que tiene la chaqueta, por ejemplo, las zonas para facilitar la transpiración:

 

IMG_2634

Zonas de Transpiración Una de las zonas para facilitar la transpiración en las mangas y en las axilas

Ahora veamos el detalle de la zona elástica en la capucha, la cual nos ayuda a que se ajuste mejor a la hora de movernos y nos acompañe al mirar a un lado y a otro.

capucha

Y veamos la membrana en sí, pues es el único tejido que encontramos en la chaqueta, de ahí que sea muy ligera, dando un peso de 143gr en la talla S.

Membrana chaqueta

Y las costuras termoselladas son impecables:

Costuras termoselladas

Una vez vistos los detalles más importantes, lo que hay que hacer es testar la chaqueta y ver como funciona. Hay que recordar que en el ULTRA TRAIL DEL MONTBLANC se pide una prenda con una columna de 10.000mm obligatoria para poderlo correr. Esta prenda duplica la cifra, lo cual nos indica que podemos bastante más tiempo bajo la lluvia con ella.

La chaqueta la he probado en días fríos, pero sin lluvia, para ver como transpira. He realizado salidas de trail running de entre 1 hora y tres horas. Siempre he llevado puesta una camiseta técnica de SPORTHG, en concreto el modelo HG COAL. He utilizado la misma camiseta para que mis test sean lo más fiables posibles.

La chaqueta en movimiento no se nota que la llevas, a lo que ayuda mucho sus 143gr de peso. Por otro lado ayuda mucho su capacidad bielastica, pues acompaña a tus movimientos de forma natural.

Respecto a la transpiración, hay que decir que si el día es frío pero soleado, no se nota que pases calor, como me ha pasado con otras chaquetas que tengo. Basta con abrir un poco la cremallera y dejar que todos los huecos de transpiración que tiene hagan su trabajo. Transpira muy bien. Eso sí, si la llevas toda cerrada, al cabo de la hora y media, si empiezas a sentir algo de calor. Si la abres, desaparece.

Pero el test que más me importaba era el de la impermeabilidad. Debido a la falta de lluvias en mi zona ha sido complicado hacerlo, pero el fin de semana pasado llovía de forma intensa y salí a entrenar con la chaqueta para poder hacer el test.

El entreno consistió en unos 26km por montaña bajo una lluvia que empezó suave y poco a poco se hizo fuerte y, en algunos momentos, hasta muy intensa. Bajo la chaqueta llevaba la misma camiseta de SPORTHG, para probarla siempre en las mismas condiciones.

Test bajo la lluvia.

Testando la chaqueta bajo una intensa lluvia.

Durante casi 2horas y cuarto me estuvo lloviendo mucho y la chaqueta se comportó como se esperaba, no noté en ningún momento que el agua pasara a mi camiseta. Además la transpiración fue buena incluso con la chaqueta cerrada al completo. La sensación de confort bajo este escudo que es la chaqueta era excelente y notabas como el agua iba resbalando por la chaqueta incluso con la lluvia más fuerte.

Final Chaqueta

Al llegar a casa (si tengo esa suerte de poder salir directamente de casa para hacer trail running) me abrí la chaqueta tras casi 2horas y 50minutos y la camiseta tenía algo de sudor, no estaba totalmente seca, pero la transpiración había sido muy buena. Por supuesto en ningún momento pasé frío, entre la protección de la camiseta y la chaqueta y el movimiento no tuve ningún problema de frío y la temperatura era de 6 grados.

Como conclusión, y tras haberla probado a conciencia, os puedo decir que es una de las chaquetas mejores que he probado, tanto en impermeabilidad, transpiración, peso y adaptabilidad al movimiento. Es una marca poco conocida en España, pero en Italia es una gran especialista en prendas para Trail Running, Esquí de Montaña y Montañismo. El precio en tiendas está en torno a los 170€ por lo que es una opción super interesante para hacerse con una chaqueta que nos permitirá vivir aventuras que pueden ir más allá del propio UTMB.

Os dejo fotos de la chaqueta en otros colores que me ha mandado el distribuidor en España: ONZEL

Caqueta Azul

 

Chaqueta Rosa

Infancia y Trail Running

¿Es posible aunar Infancia y TrailRunning?

En Deporte4you creemos que sí. Si eres un corredor o corredora de TrailRunning y tienes hijos o hijas, te animamos a que los inicies poco a poco en este deporte tan bonito.

Para hacerlo de forma adecuada os comentamos cómo se puede empezar:

En niños y niñas menores de 10 años, la idea es llevarlos al campo a pasear, a descubrir la naturaleza, que vayan con nosotros a ver flores, plantas y senderos. No hay que forzarles a correr, sólo dar paseos y de vez en cuando trotar con ellos y ellas, pues para los pequeños, es algo innato el corretear. Lo importante es jugar con ellos y ellas en el campo.

Luego en niños y niñas mayores de 10 años, podemos empezar a llevarlos a sitios más lejanos y más expuestos, siempre con el máximo cuidado. Además ya es posible correr con ellos, en tramos cortos, y descubrir rutas más complejas.

Es interesante recordar en este post, que el acercamiento al TrailRunning para los niños y niñas tiene que ser algo progresivo y que esté dentro de sus intereses, no hay que forzarlos, ya que ello no ayudaría.

Si desde muy pequeños los llevamos al campo y los ayudamos a descubrir la naturaleza, el TrailRunning será una evolución natural en ellos y ellas.

No podemos olvidar en este post unas ideas clave sobre la actividad física y la infancia como:

– La actividad física en la infancia favorece el desarrollo psicoevolutivo de los pequeños, ayudando al desarrollo de cualidades físicas y psicológicas como la psicomotricidad, el desarrollo del autoconcepto y la autoestima.

– Los niños y niñas desde pequeños deben ser introducidos en la actividad física siempre a través del juego, practicando una amplia variedad de disciplinas deportivas que ayuden al desarrollo de las cualidades físicas básicas y poco a poco ir buscando aquellos deportes que más les gusten y por los que sientan mayor interés.

En deporte4you creemos que la promoción de la actividad física en la infancia es muy importante tanto para el desarrollo de las personas como por la creación de hábitos de vida saludables para toda la vida.

Así que si disfrutas del Trail Running como tu deporte, compártelo con tus hijos o hijas y verás como disfrutáis todos juntos.

Os dejamos un ejemplo en este video con nuestra hija @shigumaya y un día de Trail Running con ella.

 

Outside Voices, Jenn Shelton en estado puro.

El nuevo documental Outside Voices nos presenta a Jenn Shelton en estado puro.  Joel Wolpert es un director de pequeños/grandes trabajos sobre TrailRunning que irradian emotividad y honestidad. Si no lo conocéis os animo a que os paséis por su cuenta de Vimeo para ver más trabajos de este fantástico artista.

El documental que nos ocupa es una maravilla rodada en blanco y negro sobre la gran corredora Jenn Shelton, la “enfant terrible” del Trail Running americano.


Pero, ¿quién es Jenn Shelton?

Jenn es una corredora norteamericana nacida en 1983, que ha conseguido resultados espectaculares. Jenn hizo sus estudios en la universidad de North Carolina, y allí se inscribió en el equipo de Rugby, actividad que pronto abandonó para empezar a escribir poesía. Posteriormente continuó sus estudios en la Universidad de Old Dominion.

Comenzó con las carreras en 2004, y en poco tiempo se convirtió en una de las mejores ultrarunners femeninas de los Estados Unidos. Ya en 2008, escribía el blogger Joey Anderson sobre ella que: “si la joven y hermosa Jenn Shelton blandiera una raqueta de tenis de la manera que corre, sería una de las mujeres más ricas en el mundo deportivo, gracias a todos los patrocinadores que podría tener”.

En 2006, Jenn Shelton fue la única mujer que viajó junto con el gran corredor Scott Jurek, el escritor Christopher Mcdougall y otros ultracorredores a las Barrancas del Cobre, en México, para correr junto con el gran Caballo Blanco, y conocer los secretos de los corredores Tarahumara, tribu ancestral mexicana que vive por y para correr. Todo esto está narrado de una forma excepcional en el best seller Nacidos para Correr, libro editado en España.

En 2008, Jenn Shelton consiguió completar las 100 millas más rápidas del país (USA) en categoría femenina. En 2012 incluso se clasificó en los trials norteamericanos para la maratón olímpica, pero luego por una lesión no fue a las Olimpiadas.

En Outside Voices, podéis conocer a Jenn Shelton en estado puro. El documental muestra a la persona de una manera muy honesta, tal y como es. Jenn vive en una furgoneta, recorre el país en ella, visitando a amigos y amigas, corriendo, entrenando y participando en carreras. Es capaz de correr una carrera de 100 millas y en medio de la misma pararse a disfrutar de una buen baño en un arroyo de montaña, y aún así, quedar tercera de la general.

Vemos unas imágenes de ella entrenado en una pista de atletismo, con un resfriado tremendo. Tras el entrenamiento, Jenn reflexiona sobre algunas cosas. En una escena expresa el resumen de su esencia como  corredora: “En 32 años solo he desarrollado una habilidad: poner un pie delante del otro, y con ella he conseguido todo lo que quería, sobre todo, ser feliz.”

En el documental también podemos ver a Anton Kupricka asistiendo a Jenn en una carrera, y es que ambos corredores han colaborado mucho, por ejemplo en la Western States de 2010 Jenn le hizo de pacer, ayudándole a quedar segundo absoluto en esta espectacular carrera.

Una de las más grandes en estado puro. Un documental para disfrutar de las cosas bien hechas.

Jenn Shelton

Empecé a correr Ultras para ser mejor persona.